Lo retaron a comerse un gusano y quedó tetrapléjico


Este joven deportista contrajo una gravísima infección por 'meningoencefalitis eosinofílica'



08/03/2018

El joven Sam Ballard se quedó tetrapléjico después de que en 2010 se comiera una babosa tras haber hecho una apuesta con sus amigos. El joven, que entonces tenía 19 años, se encontraba con un grupo de amigos en un jardín de Sidney (Australia) cuando uno de ellos le desafió.

Tras comerse al animal, el joven comenzó a sentirse mal y fue llevado al Hospital Royal North Shore, donde se le diagnosticó infección pulmonar debido a que la babosa estaba infectada por Angiostrongylus cantonensis.

Según medios locales, Sam contrajo ??meningoencefalitis eosinofílica? y cayó en coma durante 420 días. El joven se había quedado tetrapléjico.

Ahora con 28 años, Sam sufre ataques y no puede controlar la temperatura de su cuerpo. Además, tiene que ser alimentado por un tubo.