Profesor de la secta estafador y violador


Alejandra pidiů permiso a su madre para asistir a unas ?plŠticas de gnosis y clases para hacer pays?. Dos meses despuťs, el 15 de septiembre de 2011, la joven cumpliů 18 aŮos



26/01/2014
CIUDAD DE M√?XICO.- Alejandra pidi√≥ permiso a su madre para asistir a unas ‚??pl√°ticas de gnosis y clases para hacer pays‚?Ě. Dos meses despu√©s, el 15 de septiembre de 2011, la joven cumpli√≥ 18 a√Īos. Ten√≠a pocas semanas de haberse inscrito en la carrera de Ciencias Biol√≥gicas de la Universidad de Guadalajara. Luc√≠a entusiasmada. No hab√≠a nada extra√Īo en ella.

La vida de Emma de Jes√ļs Vera Soria, su madre, se nubl√≥ el 14 de octubre de ese mismo a√Īo, el mismo d√≠a de la inauguraci√≥n de los Juegos Panamericanos. Alejandra le llam√≥ a su tel√©fono celular: ‚??Me ir√© a Coahuila a un curso de gnosis‚?Ě. La joven inmediatamente colg√≥.

Emma llam√≥ reiteradamente al tel√©fono de su hija, pero nunca contest√≥. Cinco d√≠as despu√©s tuvo noticias de ella: ‚??Por mi propia voluntad tom√© la decisi√≥n de quedarme a vivir en Coahuila, no regresar√©‚?Ě.



‚?? ¬ŅC√≥mo que ya no vas a regresar? ‚??le inquiri√≥.

‚?? Ya tom√© la decisi√≥n, aqu√≠ me voy a quedar.

‚?? ¬ŅEn d√≥nde est√°s?, ¬Ņcon qui√©n est√°s?, ¬Ņqu√© vas a hacer? Ma√Īana tienes cita para el retiro de tus puntos (la chica estaba en proceso de recuperaci√≥n de una cirug√≠a de injerto √≥seo pues sufre raquitismo hipofosfat√©mico), me llam√≥ la dentista para avisarme que tienes cita y no te ha podido localizar, Alejandra, no puedes dejar tus tratamientos, por tu salud.

‚?? No hay problema, voy a estar bien.

‚?? ¬ŅY la universidad?, ¬Ņy tus clases de ingl√©s?

‚?? Ya no voy a ir, aqu√≠ me voy a quedar. Me vine por mi propia voluntad.

Centro de Capacitaci√≥n Samael Aun Weor, calle 13 n√ļmero 119, barrio 3, Minas de Barroter√°n, Coahuila. Alejandra vive ahora en esta direcci√≥n, centro de la secta Movimiento Gn√≥stico, acusada de trato de personas, violaci√≥n, trabajos forzados y acoso sexual.

El viernes 28 de octubre, el padre de Alejandra y su madre viajaron a Coahuila para buscar a su hija. Llegaron al día siguiente a la sede del Movimiento Gnóstico. Le preguntaron a un vigilante sobre el paradero de la chica. El vigilante les pidió esperar una hora, bajo el argumento de que la joven estaba en una conferencia. Una hora después llegó una pareja, dos hombres, el portero y su hija. Los padres la abrazaron con euforia, ella los vio con fría indiferencia.



‚?? ¬ŅC√≥mo est√°s?

‚?? Bien.

‚?? ¬ŅC√≥mo te ha ido?

‚?? Pues bien.

‚?? ¬ŅQu√© estabas haciendo?

‚?? Estaba en una conferencia.

‚?? Vamos a desayunar.

‚?? No, yo ya tom√© la decisi√≥n de venirme y no voy a salir. Aqu√≠ me voy a quedar, no voy a salir.

‚?? ¬°Venimos desde Guadalajara, necesitamos hablar contigo!

‚?? Si no se van voy a llamar a seguridad.

‚?? T√ļ dinos cu√°ndo podemos venir a verte.

‚?? Nunca, ya les dije que aqu√≠ me voy a quedar.



La madre de Alejandra interpuso una denuncia ante la agencia 28/C del Ministerio P√ļblico, consignada con el acta ministerial 913/2011. El agente Leonardo Oliva le respondi√≥: ‚??Ella es mayor de edad por lo que es dif√≠cil que algo se pueda hacer‚?Ě.

¬ŅQui√©n fue Samael Aun Weor? El t√≠pico l√≠der de una secta radical y peligrosa. Este colombiano (1917-1977) fund√≥ el Movimiento Gn√≥stico, un grupo que mezcla creencias esot√©ricas con cristianismo. Se present√≥ como la reencarnaci√≥n de Samael, ‚??El Genio de Marte‚?Ě, de Buda y de Kaiki, de la Nueva Era de Acuario. Predijo en varias ocasiones el fin del mundo. Asegur√≥ que en 1999, despu√©s de la ‚??Tercera Guerra Mundial‚?Ě, ‚??nuestro planeta estar√° muy cargado de radioactividad‚?Ě y ‚??todo lo que actualmente existe dejar√° de existir‚?Ě. En Youtube pueden escucharse esta y m√°s de sus apocal√≠pticas profec√≠as.

El Centro de Capacitaci√≥n Samael Aun Weor, ubicado en Minas de Barroter√°n, Coahuila, est√° acusado de trabajos forzados y trata de personas. Personas que fueron explotadas en ese lugar conformaron el sitio Afectados por el Movimiento Gn√≥stico. ‚??Trabaj√°bamos d√≠a y noche para construir en el monasterio ‚??ayuda por la humanidad‚?? aunque nunca ninguna de las ganancias se ocup√≥ para ayudar a los pobres o necesitados‚?Ě.

‚??La explotaci√≥n era al m√°ximo, las damas igual sufren una gran explotaci√≥n, otras acoso y algunas violaci√≥n del profe Florentino (Florentino Mart√≠nez Contreras, actual l√≠der de la secta), la comida es poca, y hasta algunos de los pobres ni√Īos son explotados. Los encargados de cada √°rea son d√©spotas‚?Ě, escribe Miguel Francisco Hern√°ndez Hern√°ndez, en el sitio http://afectadosmovgnosticoac.es.tl

Mediante carteles, volantes y la web, el Movimiento Gn√≥stico engancha a sus v√≠ctimas con supuestas ‚??charlas culturales‚?Ě de c√°bala, magia, numerolog√≠a, estudio de los ovnis, yoga, astrolog√≠a y meditaci√≥n. Como ocurre con la mayor√≠a de las sectas, los miembros se adentran lentamente, hasta que, mediante finas t√©cnicas de manipulaci√≥n psicol√≥gica, entregan su vida al culto.

En internet hay más páginas de víctimas afectadas por el Movimiento Gnóstico, no sólo en México, sino en otros países de Latinoamérica. http://victimasectas.com y http://afectadosmovgnosticoac.es.tl son las principales.

Emma de Jes√ļs Vera Soria no ha podido recuperar a su hija. Es un caso m√°s de c√≥mo los mexicanos estamos solos ante los abusos de las sectas. La justicia carece de instrumentos efectivos para luchar contra la perversa maquinaria de manipulaci√≥n de los cultos y la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n permite el funcionamiento de cuantos grupos de abuso pueda concebir la imaginaci√≥n.

Bajo las promesas de inmortalidad, ‚??dejar de sufrir‚?Ě y una vida mejor, las sectas desbaratan sue√Īos, familias y voluntades. Ante sus garras depredadoras no queda m√°s ant√≠doto que denunciarlas: los esp√≠ritus m√°s oscuros se derriten ante la luz.

(Proceso)