Reviven reliquias de Santa Librada


Restauran el crŠneo de la patrona de los secuestrados, presos y mujeres malcasadas



24/03/2016
RECUERDE:

Parroquia de Nuestra Se√Īora de la Luz

Ruperto Martínez y Luis Carvajal

Centro de Monterrey, NL



MONTERREY.- Desde hace un siglo, los restos de una santa mártir del siglo segundo reposan en un templo regiomontano, convirtiéndose en una de las reliquias más raras que la Sultana del Norte puede presumir.

Se trata del cr√°neo de Santa Librada, que actualmente cuenta con una nueva capilla dentro del Templo de Nuestra Se√Īora de la Luz, muy cercano al centro de Monterrey.

Esta parroquia posee lo que se cree son los restos de Santa Librada, un personaje polémico que existió en la Península Ibérica y cuyo culto se extendió por Europa durante la Edad Media.

Los restos fueron tra√≠dos a Monterrey a fines del siglo XIX por un sacerdote, quien acompa√Īado del obispo de ese entonces, solicit√≥ al Vaticano trasladar las reliquias de alg√ļn santo para animar a su feligres√≠a en una √©poca dif√≠cil.

Los restos y una imagen yaciente de la santa permanecieron bajo un retablo del templo durante casi todo el siglo XX, pero hace pocos a√Īos el cr√°neo fue extra√≠do y restaurado por especialistas de la Universidad Aut√≥noma de Nuevo Le√≥n.

El párroco Oscar Lomelín decidió que el cráneo de la santa fuera depositado en una urna de alpaca y cerámica mexicana colocada en un nicho, justo en la nueva capilla que se acondicionó al costado poniente del altar. Actualmente un vidrio opaco protege la urna.

Ahí también se inauguró una serie de nichos para resguardar cenizas de difuntos y colocaron un cuadro con la imagen idealizada de Santa Librada, que siempre es representada crucificada.

Durante un siglo las reliquias han permanecido ahí como parte muy querida de los habitantes del Barrio de la Luz.

Santa Librada es considerada por lo cat√≥licos como patrona de los secuestrados, los presos y las embarazadas, pero desde tiempos inmemoriales en Europa era la santa de las mujeres ‚??malcasadas‚?Ě.



Una historia confusa



Hay varias versiones sobre los or√≠genes de Santa Librada; algunos dicen que era originaria de Portugal y otros que era de Galicia, en Espa√Īa. Tambi√©n se narra que era hija de un noble y nacida de un parto de nonellizas o nueve beb√©s.

El rey quería un descendiente varón, por lo que rechazó a sus hijas, las que fueron criadas por una sirvienta que profesaba el cristianismo en secreto, cuando todavía no era religión oficial en Europa.

Algunas versiones se√Īalan que fue su fe cristiana la causa de su martirio ordenado por su padre que era pagano.

Otra versión tradicional narra que ella rechazó la idea de su padre al querer casarla con un moro. Simplemente dejó de comer para descuidar su apariencia física y como castigo fue martirizada.

Antiguamente se le lleg√≥ a representar como una mujer con barba, quiz√° al haber sido confundida su imagen con un Cristo medieval vestido con una t√ļnica muy parecida a la de ella.

Pero algunos científicos aseguran que la falta de alimento puede causar desequilibrio hormonal en las mujeres y como consecuencia el crecimiento de vello facial.

Se sabe tambi√©n que parte de sus restos est√°n en un templo de Espa√Īa y que es una santa que cuenta con mucha devoci√≥n en Panam√° y Colombia.

En 1969 el Papa Pablo VI ordenó una revisión del santoral católico y Santa Librada fue uno de los personajes eliminados del calendario debido a que sus antecedentes son muy confusos.

Pero eso no quiere decir que los católicos que lo deseen no puedan seguir rindiendo culto a una imagen histórica que es ejemplo de fe cristiana.

Otros nombres con los que esta santa ha sido conocida en Europa son Santa Liberata, Wilgefortis y Vierge Forte.