PERFIL
ANTERIORES
18/09/2016
18/09/2016

1
0
Artículo

Trump 11, Peña 0


Fey Berman



¿Para qué invitamos a Trump? No, no lo invitamos. Fue nuestro presidentito ingenuo, que no le rinde cuentas a nadie, que se dio permiso de invitarlo en nuestro nombre. Lo hizo en nuestro nombre y sin consultarle a nadie.

La primera impresión: la imagen del escudo nacional, la efigie más simbólica de la soberanía del país, sobrepuesta con la figura del feo Donald, el rey de nuestra humillación, el personaje que, durante más de un año nos etiqueta como enemigos, ladrones, violadores y traficantes. La estampa se da con la aprobación de nuestro máximo dirigente. No, peor: Quique traidor recibe al Anaranjado con los brazos abiertos. Lo recibe como si fuera mandatario supremo y como si no hubiera un agravio de por medio. La imagen es alucinante. ¡GOL!

En contraste con Trump, Peña se ve pequeño, más pequeño que Marco Rubio, y no solamente de estatura física. Parece que Peña no sabe que uno puede confrontar sin insultar. Peña le implora con miedo a la Bola Naranja respeto y aprobación. Casi suplicante le dice que los mexicanos somos buenos, que NAFTA beneficia a los dos países, que el número de indocumentados que cruza la frontera hacia los Estados Unidos ha caído en la última década y que, a cambio de ellos, nos aguantamos de las armas y del dinero ilegal que nos cuelan los gringos al país. Le suplica anhelante que México y Estados Unidos sean amigos. ¡2-0!

Acto seguido, Trump afirma: “Estoy orgulloso de emplear a un número tremendo de trabajadores mexicanos en mis hoteles y casinos. Adoro a los mexamericanos, porque son mis grandes amigos”... ( Y tal vez, se murmura a sí mismo: “Qué, ¿Ya no se acuerdan del tuit en el que celebré ́El sincou de mayou ́ mandando una fotografía en la que estoy comiéndome una ensalada de ́tacou ́ en mi oficina?”)

La Mole Naranja prosigue: “(También adoro a los mexicanos) en términos de que, como mis empleados en Estados Unidos, son extraordinariamente trabajadores, son espectaculares”. Y concluye: “El vínculo entre nuestros países es profundo y sincero”.

Lo único que faltaba, para subrayar el tipo de asociación que Trump estaba proponiendo entre México y Estados Unidos en ese momento, hubiera sido que agregara: “Quique Peña, para que veas que de verdad sí somos amigos, ahorita mismo te ofrezco chambita de albañil en mi nuevo edificio”.

La escena cierra trágicamente: Peñita no expresa ni un solo reproche. Siendo Presidente, se ve sin capacidad de réplica frente a un mero candidato. ¡3- 0!

La docilidad del público asistente a la conferencia de prensa posterior a los monólogos de Peña y Trump, debió convencer a los extranjeros de que en México no solamente no hay democracia, sino que ni siquiera existen ciudadanos con el resorte para que algún día emerja. ¡4- 0!

Para acabarla de amolar, ese mismo día en la tarde, el Monstruo remata el suceso declarando ante la muchedumbre intransigente de Arizona que acordó con Peña que sí se va a construir el muro y que solamente dejaron pendiente quién lo pagaría. ¡5- 0!

Muchos de los yanquis que lo dudaban, están ahora convencidos de que México es solamente el sitio que los provee de esclavos analfabetas y de drogas. ¡6- 0!

Y los extranjeros que antes se preguntaban qué poder podría tener el nativismo yanqui, ahora deben estar convencidos de que México es un paisito que tiene que doblegarse ante las imposiciones del Tío Sam. ¡7- 0!

La enemistad de Hillary hacia nuestro mandatario será inevitable tras el apoyo de Peña a su contrincante. Como adelanto de esa animadversión, el tuit que Hillary firmó esa mañana. “Hay un viejo dicho mexicano: Dime con quien andas y te diré quien eres”. ¡8- 0!

Si hace un mes Peña contaba con el 23% de las simpatías de los mexicanos, ni duda que hoy cuenta con menos. ¡9- 0!

Quique no solamente hizo el ridículo, puso a todos los mexicanos en ridículo. ¡10- 0!

Amén de que todo el suceso pone a juicio si Peña se apellida así o, más bien, se apellida Pena, como lo pronuncian los gringos. ¡Puf, 11- 0! ¡Qué paliza!




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.70
Venta
$19.90
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx