PERFIL
ANTERIORES
04/07/2018
10/05/2018
19/04/2018
05/04/2018
15/03/2018
16/11/2017

0
0
Aventuras del Mantarraya

Artificial vs. natural


Óscar Leal

En la actualidad una de las ventajas es que podemos elegir nuestros señuelos de pesca, los cuales pueden ser de origen artificial o natural; los de origen artificial cuentan con la principal característica de imitar en tamaño, forma, textura, color y hasta en olor a todo aquel ser vivo que sirve de alimento a los peces, esto les brinda la cualidad de lograr el engaño visual que incita a los peces a morderlo, los podrás encontrar con forma de ranas, cangrejos, sardinas, lombrices, víboras, lagartijas, etc., todo gracias a los avances en las industrias que se dedican a fabricarlos, dignas de aplaudir, pues logran igualar a cada uno y esto nos da como resultado días de pesca muy interesantes cargados de capturas.

Dentro de la industria del comercio también encontraremos anaqueles donde se venden cebos de peces naturales preservados en su esencia, lombrices vivas y hasta alimentos procesados en forma de pasta (masa) con olores intensos que ayudan a captar la atención de los peces con mayor facilidad, sin duda son efectivos, pero antes de los años 60’s, tiempos en que no se desarrollaba la industria de los cebos artificiales, era muy fácil imaginar cómo nuestros ancestros utilizaban la pesca como modo de supervivencia, a mis escasos ocho años de edad me fue muy fácil comprenderlo, al ver cómo los habitantes cercanos al río Purificación debían capturar sardinas y cangrejos de río con la ayuda de pequeñas jaulas, escarbar en tierras fértiles para conseguir lombrices o en su defecto tejer redes livianas de hoja de palma para capturar caballetes, chapulines y mariposas, con las cuales podrían cebar sus anzuelos y lograr capturar peces, recuerdo también en la única ferretería del pueblo sólo vendían hilo de pesca de un solo calibre y anzuelos mojarreros del número 2 y gracias a estas carnadas naturales lograban satisfacer sus necesidades básicas para pescar su alimento.

Con la llegada de los cebos artificiales se logró abrir un abanico más amplio de posibilidades para llamar la atención de los peces, pero en mi humilde opinión la pesca con carnada viva a pesar de ser la forma más primitiva de obtener un pez aprovechando su necesidad por alimentarse, no ha perdido el encanto, es tan emocionante y divertida para todas las edades, esto me recuerda años atrás era muy común visitar el arroyo de desagüe del Laguito y recopilar en sus aguas cangrejos de río y sardinas; antes de llegar al paraje del río Salado y ponerlos de carnada, las especies diversas del lugar no resistían la tentación de una comida fácil y las capturas empezaban a fluir en forma de bagres, robalos, carpas y agujas (catanes pequeños).

En el río Bravo también solíamos capturar carnadas vivas en forma de mojarras o cuchillas, las cuales eran partidas en trozos medianos y nos brindaban la oportunidad de utilizarlos de carnada para capturar peces de mayor tamaño como el bagre y el catán.

cuéntame tu historia,

tu ya conoces la mía…

viajesdepesca@hotmail.com






Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx