PERFIL
ANTERIORES
28/12/2017
21/12/2017
14/12/2017
07/12/2017
03/12/2017
30/11/2017
09/11/2017
15/09/2017
30/11/2017

0
0
Any given sunday

Staying alive


Ernesto Hernández Alarcón

No me refiero al súper clásico de los Bee Gees, más adelante lo explicaremos. Arrancamos la semana con una noticia que desde cierta perspectiva estaba por explotar. Después de 210 partidos consecutivos, Eli Manning, mariscal de campo de los Gigantes de Nueva York, ha sido relegado a la banca. Su lugar lo ocupará Gino Smith, tal vez en forma efímera, para brindar también una oportunidad al joven Davis Webb. ¿Ha sido la correcta decisión para esta icónica franquicia? Bajo mi apreciación, no era la manera o el modo adecuado. Mediáticamente es un desastre para toda la organización (en especial para el entrenador y el gerente general), y una agresión al plano de protocolo de respeto de formas y costumbres que la NFL exige para jugadores tan emblemáticos. Ahora bien, en el sentido práctico, es lo mejor y más conveniente para los “Big Blue” y por aventurado que mi apreciación pudiera ser, a continuación expongo mis razones: Eli Manning no es, nunca ha sido, ni será, un mariscal de campo elite. Está muy por debajo del nivel de Brady, Rodgers, Brees e inclusive de su hermano Payton. Ha sido un jugador disciplinado que tuvo la gran capacidad de ejecutar en momentos claves (dos SuperBowls), pero siendo honestos, en los últimos años era más que evidente su falta de asertividad. Demasiadas intercepciones, balones sueltos, malas decisiones, envíos deficientes, falta de agresividad; detalles que aunque estaban “justificados” por la falta de una línea ofensiva eficiente o un ataque terrestre sólido, sin duda, un alto porcentaje de todos ellos, eran su responsabilidad. Manning, en otras palabras, era un sobreviviente poco señalado en la hoguera de versiones ofensivas que han presentado los Giants en el último lustro (también su poderoso apellido lo respaldaba). En el declive del presente año, ha sido imposible ocultar las deficiencias de un veterano atleta que difícilmente elevará su mediano nivel. Por ello, quizá de manera un tanto inconsciente, Ben McAdoo está acelerando un proceso que puede ser muy oneroso y costoso para muchos equipos y aficiones: el traspaso de la batuta del líder del equipo. He sido testigo de equipos que en dicho proceso desperdician dos o tres generaciones de talento, y actualmente Gigantes cuenta con una defensiva que cuesta 200 millones de dólares y varios elementos bien cotizados al ataque, vaya, no se pueden dar el lujo de esperar un “resurgimiento” del ya citado Manning (observen los problemas que han tenido los Lakers de Los Ángeles por mantener tanto tiempo a un Kobe Bryant como epicentro, cuando sus mejores días habían quedado muy atrás). Requieren un cambio de timón radical en el costado ofensivo y claro, más arriba. Sin la presión de controversias de mariscales de campo, la gerencia de Nueva York podrá apostar con buena cobertura por un pasador de alto nivel para el siguiente draft. El otro y determinante punto a favor de esta decisión recae en Ben McAdoo, el principal cáncer de los Gigantes. En forma coloquial, se dio el “tiro de gracia” o “clavó el último clavo de su ataúd”. Tomando en cuenta que el binomio Mara-Tisch (co-propietarios), se caracteriza por ser paciente con sus entrenadores (a pesar de temporadas mediocres, una postura muy honorífica, pero que en ocasiones puede ser contraproducente, ejemplo: Marvin Lewis y los desafortunados Bengalíes de Cincinnati), pues en esta coyuntura no creo que tengan elementos suficientes para considerar mantener en el puesto a McAdoo o al gerente general Jerry Reese, al término de la actual temporada, que dicho sea de paso, está al margen de posibilidades de “play-offs”. En conclusión, por doloroso o polémico que puedan apreciarlo, los Gigantes de Nueva York requieren un cambio total en las posiciones de mariscal de campo, entrenador en jefe y gerente general, y si toda esta vorágine de eventos, en forma dolorosa o ignominiosa, lo está acelerando o haciendo más expedito, permitirá una reestructuración más sana e integral a corto o mediano plazo para esta honorable institución deportiva.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.60
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx