27/12/2017

0
0
Pasadizo secreto

El catolicismo pierde a la Navidad


Miguel Rodríguez Sosa

Es curioso pero en estas fechas navideñas, la gente tiene la costumbre de abarrotar más los centros comerciales y departamentales que las mismas iglesias católicas para recordar el  nacimiento del Niño Jesús, que en sí es la esencia principal de esta festividad religiosa; al menos los mexicanos presumen de ser en su mayoría católicos, entonces muy probablemente que de cada diez compradores nueve profesan esta religión, debido a este fenómeno que año con año por igual se manifiesta, pudiera entenderse que por ese exagerado consumismo, el catolicismo pierde a la Navidad.

Pero de ese consumismo miles y miles de páginas en el internet tocan el tema, mas sin embargo, la Iglesia Católica de quien se desprende este evento divino, o no ha podido contrarrestar esos hábitos impulsivos de relacionar ese acontecimiento festejado mundialmente con esa natural actuación humana de comprar y comprar, o de plano ya se acostumbró por igual a ser parte de esa ya tradición de dar y recibir algún presente.

Para la Iglesia Católica el problema podría radicar en que tradicionalmente esta institución y a través de su jerarquía eclesiástica no realiza ningún cambio, ninguna manifestación para modificar la mentalidad al menos de todos sus miembros, para que a su vez éstos transmitan esos mensajes a su feligresía y comiencen desde cero a redireccionar la forma como debe ser dicho festejo navideño.

Hoy desafortunadamente las nuevas generaciones de jóvenes y por lo que se les inculca desde pequeños de recibir en estas fechas navideñas tan sólo un regalo, o no profesan religión alguna o no acuden por igual a dichos templos, parroquias o iglesias a llenarse de ese conocimiento puro y divino.

Entonces, lo que en estas fechas los adultos, como padres, y los encargados de transmitir esa fe, esa divinidad hacia los niños, hacia las niñas como es la Iglesia Católica, juntos con sus actos, los primeros en inculcar esa costumbre de tan sólo regalarse cosas materiales y los segundos de tolerar o consentir esos actos, están provocando en los niños o jóvenes que esta celebración no tenga otro sentido más que el de dar y recibir, festejarse y divertirse.

La Iglesia Católica debe de retomar de estos asuntos, esa necesaria identidad que transmita y correctamente esa correlación y limitación que debe existir entre el nacimiento del Niño Jesús para los católicos y ese exagerado consumismo para los humanos, para lo mismo deberá ser fundamental que esa “identidad” termine por igual con ese marcado distanciamiento de la jerarquía católica, pues cierto es que a los sacerdotes o párrocos y sus colaboradores por siempre se les ha dejado esta gran responsabilidad de trasmitir fe y tradiciones.

Por todo esto, no queda más que esperar de esta institución religiosa si va a actuar para rescatar, darle orden y de una buena vez a algo tan importante y divino para ellos como es el festejo del nacimiento del Niño Jesús, guiándolos para que retomen juntos ese camino que los lleva hacia las iglesias católicas, o el permitir con su apatía seguir dejando a sus fieles católicos dirigirse al camino que los lleva y tan sólo a los centros departamentales.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx