10/01/2018

0
0
Pasadizo secreto

Obra pública municipal, un arrullo de bebé


Miguel Rodríguez Sosa

Ya pasó el encendido del árbol navideño, ya se fueron los Reyes Magos, por igual ya se realizaron otras actividades en donde el Cabildo de un modo u otro toma participación, mas sin embargo y ya iniciado el año nuevo y después de muchos buenos deseos y festejos, la ciudad sigue igual, calles deterioradas, hundimientos, falta de señalamientos viales, escaso alumbrado, entre muchas otras deficiencias, mas sin embargo el pregonar de la autoridad de ese nuevo amanecer sigue constante, pero nada real; por esto, la mayoría de la ciudadanía pudiera considerar a la obra pública municipal, un arrullo de bebé.

Pues tal parece que los funcionarios de esta administración municipal en los que recae este compromiso ciudadano, y a falta de una autoridad enérgica, que los obligue de cierto modo a cumplir con sus encomiendas, les preocupa en lo más mínimo que el pueblo adolezca de estos problemas, que se siga la misma línea de algunas otras administraciones, en sí un caos total en el desempeño de sus funciones.

Queda claro que Nuevo Laredo por décadas ha padecido de estos problemas, los ha acarreado por años y por todos los puntos cardinales de esta ciudad, mas sin embargo, precisamente por eso es el que se optó por otro tipo de administración con diferente ideología para subsanar esas deficiencias, pero tal parece que estos nuevos “jefes” no han entendido lo que los neolaredenses diariamente demandan.

Raro es que a pesar de que se reflejan esas fallas, ningún funcionario por orgullo o vergüenza renuncia, y la máxima autoridad municipal por lo que se ve, o no detecta o no supervisa correctamente para llamarles la atención a su personal subordinado, así sancionar, suspender, cambiar o quizás hasta despedir a quien no desarrolle eficientemente su función, en consecuencia lo estén haciendo quedar mal con su compromiso ciudadano.

Aun y con sus deficiencias es de extrañar a otros alcaldes que con la mano en la cintura despedían y de inmediato a quien no trabajaba, los medios de comunicación daban cuenta de esos cambios, de esas rotaciones para devolverle esa eficiencia, credibilidad y efectividad al departamento que estuviera fallando; entonces y aunque pareciera extraño, el de Contraloría pasaba a Obras Públicas, el de Espectáculos Públicos se le daba la oportunidad de desempeñarse en Catastro, todo con la finalidad de detectar deficiencias, desahogar de malas prácticas a dichos departamentos.

Hoy y por lo que se ve en esta administración municipal prevalece una total apatía, nadie quiere moverse, ningún funcionario quiere incomodar a nadie, en consecuencia todos permanecen y aparecen en los mismos puestos, cargos, responsabilidades y lugares sin importar que estén haciendo mal su trabajo.

Ojalá que no sea tarde para dar cuenta de que precisamente por esas actitudes no se logren las metas políticas deseadas, pues de seguir así no faltará u otro personaje, u otro partido político con una renovada actitud que no venga precisamente a arrullarlos, a seguirles dando ese “chupón” para que permanezcan dormidos, sino más bien el ofrecerles ese “sacudeo” para que ya despierten y se vayan despidiendo de una buena vez de esa administración municipal convertida en “cuna” de ensueño.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx