08/03/2018

1
0
De política y cosas peores

El animal de peor carácter


Catón

Himenia Camafría, madura señorita soltera, compraba todos los días un condón en la farmacia. Una amiga le preguntó, curiosa: “¿Y los usas?”. “No -respondió Himenia-. Pero el farmacéutico ya está empezando a fijarse en mí”... Fecundino Pitorreal entró en el quirófano de la clínica donde su esposa acababa de dar a luz triates. La enfermera se alarmó. “¡Salga de aquí! -le ordenó-. ¡No está usted esterilizado!”. Respondió Pitorreal con orgullo: “Creo que lo acabo de demostrar, señorita”... El niño le preguntó a su mami: “¿Por qué amarraste a la criada?”. “No la amarré -responde extrañada la señora-. ¿Por qué me dices eso?”. Explica el pequeñín: “Porque pasé por su cuarto y oí que le decía a mi papá: ‘¡Suélteme, señor! ¡Por favor, suélteme!’”... El eminente zoólogo habló de las costumbres y modo de ser de los diferentes animales. Le preguntó alguien del público: “¿Cuál es el animal de peor carácter?”. “Existen diversas opiniones -respondió el naturalista-. Hay quienes piensan que es el búfalo africano”. Un individuo lo contradijo. “No -manifestó con tono de certidumbre-. Es el encabronado”. “Otros aseguran -continuó el conferencista sin hacerle aprecio- que el animal de peor carácter es el chacal”. “Es el encabronado” -repitió el tipo. “Algunos opinan -prosiguió el zoólogo sin hacerle caso-, que es el jabalí”. “No es cierto -volvió a decir el sujeto-. El animal de peor carácter es el encabronado”. Estalló el conferenciante. “¿Qué dice usted? -le reclamó irritado-. Ningún animal hay que se llame así. ¿Qué criatura es ésa?”. “El encabronado -explicó calmosamente el tipo- es un animal que tiene dos cabezas, una en cada extremo del cuerpo, y que carece de orificios aparte de los correspondientes a las orejas, la boca y la nariz”. “Eso es imposible -declaró el zoólogo-. Un animal así no podría orinar ni defecar, y menos aún podría reproducirse”. Replica el otro: “¿Y por qué cree usted que está encabronado?”... El médico descubrió que la recién casada se sentía abatida porque no recibía de su marido, muchacho simple y cándido, ni una sola demostración de afecto. “Debe usted hacerle el amor” -le recomendó. “Y eso ¿cómo se hace?” -preguntó el bobalicón. El médico, asombrado por la ignorancia del mozalbete, procedió a hacerle una demostración con la muchacha. “Este tratamiento -le dijo al babieca- lo debe recibir su esposa los martes, jueves y sábados”. “Los martes y los jueves está bien, doctor -contestó el tontiloco-, pero los sábados juego al golf todo el día, de modo que no se la podré traer”... Afrodisio le dijo a Dulcilí: “Eso de que antes debemos casarnos es asunto para pensarlo detenidamente. ¿Qué te parece si esta noche lo consultamos con la almohada los dos juntos?”... Rosilita le comentó a su mamá: “No me gustaría ser una solterona amargada como mi tía Celibia”. “No lo serás, hijita” -respondió la señora-. Estoy segura de que te casarás”. “Y si me caso -inquirió la pequeña- ¿tendré un marido como mi papá?”. “Seguramente” -dijo la señora-. “¡Carajo! -exclamó con disgusto la niñita-. ¡De cualquier modo me irá mal!”... Después de un apasionado episodio de amor en la oficina le dijo don Algón a su secretaria: “¿Ahora sí ya está usted tranquila y sin miedo de perder su trabajo, Rosibel? ¿La convencí ya de que hay cosas que usted hace muy bien y que una máquina no podría hacer?”... En el bar un tipo le comentó a la chica que estaba sentada a su lado en la barra: “Con dos kilos menos te verías maravillosa”. Contestó ella: “Lo que me acabas de decir no es muy galante”. “Al contrario -replicó el sujeto-. Dos kilos es lo que calculo que pesa tu ropa”... “Los hombres son como las almohadas -le dijo la abuela a su nieta que se iba a casar-. Con el tiempo y el uso se ablandan”. Y añadió luego con sonrisa pícara: “En todos sentidos”... La señora le reclamó a su maduro esposo: “Me dicen que tienes una amante. ¿No te basta con hacer el ridículo conmigo?”... FIN.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.30
Venta
$20.30
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx